El gobierno de Melilla debe garantizar la transparencia mediante subvenciones de concurrencia competitiva en lugar de adjudicar convenios en función de intereses partidistas

El gobierno de Melilla debe garantizar la transparencia mediante subvenciones de concurrencia competitiva en lugar de adjudicar convenios en función de intereses partidistas

Esta práctica no es nueva. El Partido Popular la aplicó durante los 20 años que estuvo en al mando de la ciudad y ahora el autoproclamado ‘Gobierno del cambio’ parece que coge el relevo de esta mala tradición que atenta contra la transparencia en las arcas públicas y contra la igualdad de oportunidades.

Hablamos de la costumbre de firmar convenios con cualquier tipo de entidad u organización para cubrir programas que deberían ser públicos, pero que la Ciudad Autónoma no puede asumir por falta de recursos, ya sean materiales o humanos, por lo que decide, por llamarlo de alguna forma, derivarlos en asociaciones del tercer sector que lleven a cabo estas acciones.

Los convenios se adjudican a dedo: ¿por amiguismo? ¿partidismo? ¿intereses clientelares? No hay más. Se entrega determinada cantidad de dinero para cubrir los servicios o actividades que la entidad va a desarrollar sin tener en cuenta cuántas entidades pueden llevar a cabo ese programa, si son mejores o qué alternativas ofrecen. Posteriormente, tampoco se hace seguimiento del cumplimiento del convenio o de las cuentas para conocer realmente si esa cantidad de dinero la han destinado a lo acordado.

En Podemos Melilla no nos vamos a quedar de brazos cruzados y vamos a fiscalizar todo lo que haga el Gobierno de la Ciudad con el dinero de los melillenses. Por ello, consideramos que la forma de otorgar este tipo de servicios, mediante convenio, debe desterrarse y sustituirse con un sistema más transparente como lo son las subvenciones por concurrencia competitiva y el posterior seguimiento del programa y las cuentas para garantizar que se cumple.

El concurso público es la única herramienta que permite competir en igualdad de oportunidades a los diferentes organismos que ofrecen los mismos servicios con sus respectivas variantes. Somos conscientes de que también se puede adulterar este sistema de adjudicación, pero al menos permite impugnarlo en casos de detectarse una irregularidad.

Desde Podemos Melilla reclamamos mayor transparencia en la gestión de estas subvenciones y pedimos que dejen de utilizar a las entidades sociales según la afinidad política sin tener en cuenta el programa que desarrollan y la importancia para sus usuarios, en especial, cuando son servicios orientados a ciudadanos con algún trastorno que requieren una atención especial.

No se puede otorgar o eliminar determinada cantidad de dinero a sus actividades en función del amiguismo del presidente de la entidad de turno con el Gobierno. Lamentablemente y como siempre, los perjudicados acaban siendo los usuarios de esos organismos que reciben o dejan de recibir las atenciones en función de las relaciones personales y políticas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies